El Clima de Sevilla – Clasificación y Aspectos Generales

El Clima de Sevilla – Clasificación y Aspectos Generales

El clima de la ciudad de Sevilla, y en general el de su provincia puede definirse como “mediterráneo levemente continentalizado”, con una clara “influencia marítima” debido a su proximidad al océano Atlántico, más patente aun en localidades al Sur y Oeste de la provincia, muchas de las cuales se pueden considerar de carácter pre-litoral debido a su cercanía al mar y por consiguiente a la gran influencia de vientos húmedos y templados de poniente o Suroeste (SW), es decir, de origen marítimo (océano Atlántico). En línea recta, en dirección suroeste, la capital se encuentra a unos 67-75 kilómetros del litoral de Huelva, por ejemplo.

CARACTERÍSTICAS y TEMPERATURAS:  En rasgos generales, Sevilla capital se considera una localidad con características claras propias de un clima templado-cálido, gracias a su localización geográfica, latitud y entorno, con una temperatura media anual de 19,2ºC, con “moderadas oscilaciones” termométricas entre periodo frío y cálido: Los inviernos resultan suaves, con temperaturas mínimas medias no inferiores a los 5ºC, y los veranos muy cálidos o tórridos, secos en general y de gran extensión en el tiempo (las temperaturas máximas extremas se pueden dar desde el mes de mayo al mes de septiembre).

Climograma típico de Sevilla capital, referente al año 2013. (Observatorio de Sevilla-Triana-Barrio León).

Sevilla es la capital de provincia más cálida de la península ibérica debido a su temperatura media en periodo estival, en donde se pueden alcanzar temperaturas máximas que “de promedio” superan los 33-37ºC (sobre todo en los meses de julio y agosto). Se superan los 32ºC absolutos unas 70 jornadas de promedio al año, y llegar a los 40ºC no resulta especialmente singular en un verano en Sevilla capital, de hecho se puede alcanzar este valor de entre 1 y 6 veces en diferentes jornadas durante “un verano promedio”. Se han alcanzado records muy singulares de hasta 47,4ºC de temperatura máxima (en Sevilla-Tablada, “Ola de Calor” de agosto de 1946).

Informe climatológico en formato oficial del mes de julio de 2013, a modo ejemplo de las temperaturas absolutas alcanzadas en el periodo seco y la dirección predominante del viento. (Observatorio de Sevilla-Triana-Barrio León).

Destacar a modo curiosidad que gracias a la geografía de la provincia el régimen de vientos en el verano tiende a inyectarnos flujo del Suroeste (SW) a partir de la tarde, más suave y húmedo por su procedencia marítima y de poco recorrido continental, lo cual en muchas ocasiones supone un alivio y hace descender los termómetros unos grados. En verano las altas presiones ayudan a elevar de latitud masas de aire cálido y seco procedentes del norte de África, dando origen a lo que se denomina “Ola de Calor”. En invierno en cambio el flujo de vientos es más de componente Norte y fomenta advecciones azonales de masas de aire procedentes de latitudes más altas (frío).

RIESGOS EN GENERAL:  Por tanto el clima de Sevilla en verano bajo las condiciones anteriormente descritas puede suponer un factor de riesgo, sobre todo para colectivos o grupos sociales especialmente sensibles, como pueden ser las personas mayores o aquellas afectadas por enfermedades crónicas. Cualquier individuo sin las debidas precauciones puede sufrir incidencias relacionadas con el calor (por tanto se ha de evitar en la medida de lo posible la exposición solar prolongada, esfuerzos físicos al sol, resultando fundamental mantenerse hidratado, refrescarse a menudo, cubrirse la cabeza con gorra por ejemplo o vestir ropas claras…etcétera). En verano la deshidratación, la insolación o “golpes de calor” son las incidencias de salud más frecuentes en Sevilla, y pueden afectar a cualquier persona de cualquier colectivo, edad o grupo social.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) de hecho declara en numerosas ocasiones bajo Nivel de Aviso Amarillo o Naranja a la provincia de Sevilla (sobre todo a la capital, comarcas del Aljarafe y Campiña Sevillana) por temperaturas máximas extremas de hasta 39-40 o 41ºC absolutos (para hacernos una idea hasta 52ºC en termómetros urbanos, lo cual recordemos que no es cierto y que aparte de desinformar a la población puede generar respuestas empáticas agravantes).

Imagen de Aviso Naranja declarado por AEMET en Campiña Sevillana por temperaturas máximas extremas (sierras de la provincia bajo Nivel de Aviso Amarillo por mismo motivo).

RADIACIÓN SOLAR y BIENESTAR CLIMÁTICO:  La provincia de Sevilla goza de gran cantidad de días soleados al año. Se estima que el promedio de horas de sol anuales puede alcanzar casi las 3000 horas en Sevilla capital (de cada 3 horas de posible sol, 2 son de sol), lo cual hace que junto al buen tiempo de primavera u otoño y a las temperaturas templadas de dichas fechas pueda resultar un destino apetecible o “meteoropático” para muchos turistas y/o personas meteoro-sensibles, todo aparte de los grandes recursos turísticos que la ciudad y provincia pueden ofrecer (y de la cercanía de las playas y de la sierra).

Energía derivada de la radiación solar durante el año 2014 en Sevilla capital (observatorio de Triana-Barrio León).

Se puede afirmar que en Sevilla y provincia se puede gozar de “bienestar climático” al menos un tercio del año, pudiéndose disfrutar del aire libre y de la ciudad. Por el contrario, otra tercera parte del año (verano) el ambiente es demasiado cálido y desapacible en gran parte de la jornada, lo cual disminuye en gran medida las posibilidades de la ciudad en éste tiempo.

PLUVIOMETRÍA y/o LLUVIAS:  El régimen pluviométrico en Sevilla se considera Mediterráneo, aunque por lo general el origen de las lluvias es Atlántica, son conceptos diferentes. Las precipitaciones anuales en la capital se reparten sobre todo entre los meses de octubre y abril en unas 51-56 jornadas de lluvia de promedio (no contando con la precipitación horizontal, nieblas o rocío), dejando de media unos 550-600 litros por metro cuadrado anuales en los observatorios de la capital o del área metropolitana.  A modo curiosidad la máxima cantidad de lluvia registrada en un día en Sevilla (Aeropuerto San Pablo) fue 109,3 litros por metro cuadrado el 2 de noviembre de 1997.

Informe en formato oficial escrito de las precipitaciones del 2014 en Sevilla capital (observatorio Triana-Barrio León).

Sevilla sufre un claro periodo seco coincidiendo con el final de la primavera y con la totalidad del verano astronómico en el hemisferio norte. En verano la circulación zonal de los sistemas de bajas presiones se encuentra demasiado alta, por tanto la ausencia de precipitaciones se hace una rutina junto al calor y a los cielos poco nubosos o despejados, salvo por la inclusión de inestabilidades puntuales (por ejemplo bolsas de aire frío en capas altas de la atmósfera o DANA’s) que puedan dar origen a tormentas o chubascos convectivos,  dejando en ocasiones buenos acumulados de lluvia (pero normalmente tal evento y con suerte ocurre de 1-3 días al verano, además de modo puntual y aislado, tanto geográficamente como en el tiempo).

Pluviograma referente al año 2013 en Sevilla capital (Observatorio de Triana-Barrio León). (en mm o litros /metro cuadrado).

Efecto derivado del tiempo estable, debido a la predominancia de las condiciones anticiclónicas, la falta de lluvias y junto a los vientos flojos en general se propicia la formación de los fenómenos “isla de calor” e “isla de contaminación” o smog, la ciudad no solo se calienta sino que los contaminantes quedan concentrados en el área metropolitana (Ozono, Monóxido y Dióxido de Carbono, Dióxido de Azufre…etcétera), descendiendo la calidad del aire. Así mismo las irrupciones de masas de aire cálido procedentes del norte de África también traen consigo en numerosas ocasiones altas concentraciones de partículas en suspensión y polvo, lo cual junto a los contaminantes anteriormente descritos puede agravar afecciones respiratorias puntualmente.

Advección de partículas y polvo en suspensión procedente del norte de África en junio del 2014.

HUMEDAD:  En cuanto a la humedad podemos definir el clima en Sevilla como árido o seco, con valores anuales que de media se pueden quedar entre un 34-40% (humedad relativa) e “índices de humedad anual” del 0,6 al 0,7 salvo en zonas de la sierra norte de la provincia en donde se alcanza un valor de hasta 1,1 (El índice de humedad representa el cociente entre la precipitación y la evapotranspiración potencial y es útil a la hora de hacer seguimiento del proceso de desertificación).

Distribución geográfica del índice de humedad anual de promedio en el conjunto de Andalucía                  (fuente: juantadeandalucia.es).

Gráfico que representa la distribución del índice de desertificación en el conjunto de Andalucía.

El periodo más húmedo se comprende entre noviembre y marzo (inclusive), con un periodo mucho más seco coincidente con el verano astronómico en el hemisferio norte.

Por tanto y resumiendo, en Sevilla y provincia se puede disfrutar de gran nivel de bienestar climático durante gran parte del año, con inviernos suaves en general, veranos cálidos o muy cálidos y entre-tiempos templados y agradables, con gran cantidad de horas de sol. El régimen de lluvias y su distribución es suficiente y permite el disfrute de la vida en la ciudad y de cantidad de actividades al aire libre, aparte de no darse con frecuencia fenómenos severos de ningún tipo. Un destino agradable y saludable.

Juan Ramón Rivas

www.eltiemposevilla.es

1 Comment

  1. falta el riesgo de eladas

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Por qué no nieva en Sevilla? – INFOSALUD - […] eso se produce porque tienen mayor altitud y a más altura las temperaturas bajan. En cambio Sevilla, con sus …

Deja un comentario

Antes de comentar resuelve la operación para verificar que eres humano: Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.